Regalos de Navidad: Un “no” es educativo


 

Compras de Navidad

Pronto entraremos en la época más consumista del año, adultos y niños comenzarán a sufrir un verdadero bombardeo publicitario sobre los regalos de Navidad en el que los niños salen peor parados. Los adultos lo tenemos un poco más claro y nos resignamos ante la imposibilidad de acceder a determinados regalos de Navidad por cuestiones económicas, se podría decir que aprendemos a vivir con la frustración de no poder cumplir nuestros sueños consumistas.

No pasa lo mismo con los niños, en la mayoría de ocasiones no comprenden que es imposible poseer todo lo que se desea y tampoco comprenden muy bien qué motivos son los que no les permiten acceder a esos juguetes o productos anunciados en las campañas publicitarias como parte de los regalos de Navidad.

Los expertos aconsejan encarecidamente que los padres no tengan ningún temor a la hora de decir ‘no’ a determinados regalos de Navidad, no se pueden cumplir todos los deseos de los niños y un ‘no’ ante determinadas peticiones puede resultar constructivo y educativo.

Los niños deben aprender a convivir con la frustración (habiéndola comprendido) causada por la imposibilidad de conseguir lo que se desea y cuanto antes lo hagan será mejor para ellos, de hecho este sentimiento acompaña a todos los seres humanos durante toda su existencia. Decir ‘no’ a determinados regalos de Navidad permite el desarrollo psíquico e intelectual de los niños, hay que educar a los pequeños dentro de los parámetros del consumo responsable y alejarlos del consumo compulsivo.

Nuestro ‘no’ debe ir siempre acompañado del diálogo y el razonamiento, no vale un ‘no, porque no’, este tipo de respuestas no hace más que aumentar los sentimientos de frustración y no favorecen el desarrollo intelectual.

Por otro lado, hay que recordar que los niños son piezas fundamentales en el marketing y no debemos permitir que sean meras marionetas de la sociedad de consumo. Parece que la Navidad ha perdido algunos de los valores que la caracterizaban, la reunión familiar o la conmemoración del nacimiento de Jesús se convierten en aspectos secundarios, los aspectos que ahora parecen importar son las compras y la posibilidad de comer mucho mejor. Se podría decir que es la época del año en la que el sentido común parece desaparecer y no se tienen en cuenta las consecuencias económicas derivadas de los excesos.

Este tipo de comportamiento es una mala influencia para los niños y no debemos introducirles en el círculo vicioso de consumo irresponsable. Los expertos advierten además que los niños no deben recibir regalos en exceso, ya que frena la maduración intelectual y en un futuro pagarán las consecuencias convirtiéndose en personas insatisfechas consigo mismas y no sabrán apreciar o valorar correctamente cada logro obtenido, nunca será suficiente para ellos.

Los regalos de Navidad deben ser fruto de la cordura y la responsabilidad, el conocimiento y la moderación, esta actitud permitirá que los niños valoren todo lo que reciban siendo en un futuro personas más responsables que lograrán resistir la influencia consumista provocada por el acoso publicitario.

Debemos comenzar a educar a los niños desde que son pequeños en los hábitos de consumo responsable y ayudarles a superar la presión que ejerce sobre ellos el bombardeo publicitario que en breve comenzará y cuyo objetivo es provocar que los niños influyan en la decisión de compra de los padres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: